2018

El año del orgullo, de empezar la vida laboral y de la sobrevivencia.

No se los voy a negar, ha sido de los años más difíciles... porque no he tenido vacaciones desde hace varios años, y el cansancio acumulado se nota.
He descubierto las consecuencias del popular dicho "te va a pillar la máquina" porque la máquina no solo me pilló, me ha pasado por encima varias veces (y lo sigue haciendo). He tenido que dejar de hacer cosas que me gustaban porque no tengo energía, pero todo ha sido por un bien mayor.

Como el año pasado se me acabaron los ramos en la universidad, este año estuve solo escribiendo la memoria (mayoritariamente con mis lágrimas) y ha sido una experiencia a ratos muy entretenida y a ratos muy sufrida. Pero ya está casi terminada así que ha valido la pena el sacrificio.

Ya que hacer un trabajo por cuenta propia es sumamente difícil de mantener en el tiempo, empecé a trabajar en Nursoft, donde he conocido (y me he reencontrado) a unos humanos maravillosos. Han sido parte de al menos el 50% de mis publicaciones de las redes sociales de este año y es que lo pasamos genial haciendo lo que nos gusta.

A veces cuando no expresamos nuestros sentimientos, cargamos con un cansancio extra que es difícil de llevar y esa fue mi realidad la primera mitad del año. La oficina de Nursoft queda en un tercer piso y me casaba subir las escaleras por todo lo que tenía adentro. Pero un día entendí que ya había sido suficiente y decidí compartir más sobre mis sentimientos y emociones con mis seres más queridos. Fue entonces cuando empecé a sentirme orgulloso 🌈 de ser quien era. Porque cada uno de nosotros tiene distintas características que nos hace ser geniales y debemos sentimos orgullosos de eso.

La segunda mitad del año ha sido de sobrevivencia, de esa que la universidad te enseñó a sobrellevar pero ha sido difícil. Y aunque ya podía subir la escalera a oficina sin cansarme, he vivido con varios problemas de salud que las drogas como el paracetamol solo atenúan pero no solucionan.

Pese a todo ha sido un año bueno, aprendiendo a ser adulto, pagando las cuentas, continuando con la construcción del hogar y descubriendo lo maravilloso que es compartir el Alex interior con el mundo.

Espero muchas cosas buenas para el 2019, como las vacaciones y el tan anhelado título universitario.

Se vienen muchas aventuras y espero que ustedes, mis fans, sean parte de algunas de ellas 😄

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *